Caza

La codorniz

         La adaptación de la raza a los terrenos y climas extremos son una ventaja clara en la caza de la codorniz. Veamos las virtudes del perdiguero en su caza a través del reportaje “LA CAZA DE LA CODORNIZ” (Revista Caza y Pesca, mayo 49, p. 272), firmado con el seudónimo de Fabio:

         “Los perros deben ser como su amo: duros para la sed y el calor y darse cuenta que no hay que correr a tontas y a locas, porque cuanto más se corre más calor tienen y menos encuentran”.

         Hay que recalcar que perros galopadores, que baten mucho terreno en poco tiempo, en la caza de la codorniz, con una temperatura ambiente elevada no resisten el ritmo durante toda la jornada y terminan al poco rato buscando sombras o convirtiéndose en la sombra del cazador. La caza de la codorniz ha de ser de búsqueda minuciosa –ya lo dice el refrán: “Para el rastrojo, perro viejo y cazador cojo”-, exige un perro “diesel” más que un “gasolina”, característica propia de nuestra raza.

 

 

reloj html